Lugares mágicos

en

He nacido y vivido toda la vida en Barcelona y me ha costado 30 años disfrutar de la fuente mágica. Cuando tienes niños te miras las cosas desde otra perspectiva y descubres y redescubres lugares y cosas todos los días.

Este verano hacía mucho calor y en nuestra casa todavía más, así que un día se nos ocurrió probar de hacer un picnic. Fue una suma de cosas: una revista de “El Tatano” donde la temática era salir de picnic, un capítulo de Pepa Pig que salían a merendar en plan picnic… Todo a nuestro alrededor trataba sobre el picnic, así que Mateu empezó a estar curioso con eso de comer sentados en el suelo al aire libre y buscamos un lugar cercano para ponerlo en práctica. Y ahí estaba la fuente mágica de Montjuïc.

Llegamos sobre las 20h. Colocamos un mantel de los de casa (tipo hule, de esos “plasticosos”), encima del césped y abrimos los tuppers improvisados de carne rebozada, fuet y queso a tacos. Añadimos una lata de mejillones (¡a escolanito le flipan!), un zumo y una botella de agua de litro y tuvimos nuestros primer Picnic listo.

Nos gustó tanto que durante el verano, hemos repetido una vez por semana y estoy segura que se va a afianzar como tradición familiar: a la que llegue el buen tiempo, Los Carcolano, nos vamos a cenar a la fuente mágica. ¡Incluso hemos comprado una manta de picnic estampada con caras de animales!. Joana se parte de risa señalando animales haciendo que su hermano imite el sonido del que ha escogido.

¡Las mejores cenas de este verano! ¡Al fresco y con la mejor compañía!

Y tu? ¿Has empezado alguna tradición? ¿Queréis recomendarnos algún lugar donde poder hacer picnic sin salir de Barcelona?

Deja un comentario