Por si acaso

en

Cuando estaba embarazada no entendía porque las madres iban tan cargadas. Me parecía innecesario moverte con media casa solo por ir a comer a casa de unos amigos. ¿Un paseo por el barrio y te llevas ropa de recambio?

Y más de una vez dije: yo no lo haré. Pero ¡hay tantas cosas que crees que nunca harás antes de tener hijos!

Le he dado muchas vueltas a esto de las bolsas de ropa de recambio, los dos paquetes de toallitas, juguetes, algo para picar, chupetes… y he llegado a una conclusión: La exageración la trae alguna de esas hormonas que aparecen durante el embarazo. Junto con la relaxina y la progesterona esta la exageratina.

Si nos tenemos que dividir, por ejemplo, al tomar un ascensor, siempre subo con la niña (que todavía va a teta), así tendrá comida si nos quedamos encerradas y la gente empieza a saquear supermercados porque llega el apocalipsis.

Y más de una vez me he encontrado cogiendo el “trapo” por si acaso, (por si acaso empieza un brote zombie y me toca correr con los niños para salvar la vida). Y he imaginado como, cuando y hacia donde deberíamos correr.

Las últimas series que estoy viendo “The Walking Dead” y “Fear The Walking Dead” posiblemente no han ayudado…

Confiesa! 😉 ¿cual ha sido tu exageración más grande?

Deja un comentario