Dulce Navidad

en

Son las terceras Navidades de Escolanito y están siendo las más dulces y las más duras. Por primera vez se entera de verdad de las cosas que van pasando. Hemos montado el árbol, el Pesebre, sabe que el Tió caga regalos y los Reyes también le traerán más cosas. Que iremos al pueblo, encenderemos la chimenea y comeremos y reiremos con todos los familiares.

Estos días además de decorar la casa, cantamos canciones, leemos cuentos sobre la Navidad y queremos hacer felicitaciones.

Pero ir de tiendas se ha convertido en una locura. El otro día, entramos en un par de tiendas de juguetes por eso de a ver con que jugaban y  por si podíamos añadir alguno a la carta (¡no solo instrumentos!).

Pero tuvimos un pequeño “lost in translation” Cuando él decía: “Això. Ho compren?” (¿esto lo compramos?) Yo le respondía: “No. Ho apuntem i ho portarà el Tió.” (No. Lo apuntamos y lo traerá el Tió). Pero él no lo entendía y cada vez estaba más enfadado. Hasta que escolano se dio cuenta que a mi “Ho apuntem” (lo apuntamos) él entendía “Ens ho empotem“(nos lo llevamos).

Cuando me di cuenta de lo enfadado que estaba y el porqué quise buscar un “ni pa ti ni pa mi” y como habíamos estado montando el árbol le propuse ir a buscar un par de bolas nuevas. Eso le gustó, pero andaba ya tan cabreado que cuando le dije que una era para Joana las tiró al suelo, con tan mala pata que se rompieron en mil pedazos.

Gracias a la tienda Butlers del centro comercial L’Illa, que no nos las cobraron, y eso que ya estábamos haciendo cola en la caja con las etiquetas y la rosca de encima (lo único que había sobrevivido).

Nervios, miedo, alegría, creo que demasiadas emociones… pero ninguna de ellas paz Navideña.

¿Cual ha sido vuestra peor rabieta? ¿Como lo solucionaste?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.