Una película.

en

Mateu ha dejado de hacer la siesta… Sí, ¡Ese maravilloso hábito que permite que puedas medio cargar pilas para el resto del día y adecentar un poquito la casa se ha esfumado! Y se ha esfumado justo en el mejor momento: cuando Joana ha empezado ha coger el hábito y coincidían los horarios.

Sin siesta os podéis imaginar como acaba el día… A veces se queda frito mientras ponemos el pijama, otras encima del plato de la cena… Así que hemos buscado un sustituto a esa hora y media de siesta. Hemos pensado en  una actividad que le haga estar tranquilo y que pueda estar descansando un rato después de comer: vemos una peli. Como han abierto la biblioteca del parque Joan Miró (¡¡por fin!!) con una sección infantil y juvenil bastante correcta, estamos aprovechando esa fuente de pelis sorprendentes.

De momento nuestro mayor descubrimiento ha sido La pandilla: los héroes del día. ¡Alfalfa y sus colegas nos han enamorado! El vestuario, la música,  la trama sencilla pero con una puesta en escena divertidísima y cuidada, han hecho que ver la misma peli una y otra vez no me haya importado lo más mínimo (incluye una versión de “I got you babe” que es de lagrimilla). ¡Maravillosa!

¿Nos recomiendas alguna película para después de comer? ¡A preferir de imagen real y con algunos momentos musicales, claro! 😉

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.