Ir en coche

en

Todos con cuantos padres hablamos sobre el tema dicen lo mismo: ¡los míos se duermen! Pues que suerte. Los nuestros no. Los dos han pasado por mareos, vómitos y mal humor nada más subir al coche.

Hasta hace unas semanas, siempre que subíamos al coche @escolano iba de chófer y los niños y yo detrás. Como Mateu ya tiene más de 2 años le damos Biodramina (si el viaje va a durar más de una hora, sino, nos la jugamos…) pero con Joana era peor… solo subir al coche ya empezaba a pedir teta y yo como una tonta con el cinturón puesto me intentaba sacar una teta como podía y medio sentada, medio de pie (el Cirque du Soleil unos aficionados a mi lado) le daba teta hasta que se dormía…

Poco a poco ha ido mejorando. El punto de inflexión ha sido que Joana pudiese ir ya en el sentido de la marcha, es decir, mirando hacia delante igual que Mateu. Ahora ya puedo ir de copiloto. Pero he cambiado el poder sentarme cómoda con perder la voz en cada viaje: ahora me hacen cantar durante todo el trayecto.

En el último viaje, hasta nos llevamos las claves. Al final, parece que la música esta siendo la solución a casi todo en la vida de los Carcolano.

¿Y tú? ¿Has tenido suerte en el coche?

 

 

Deja un comentario