Y ¡PUM! Lo mató.

Ya os he contado alguna vez que a #escolanito le chiflan los cuentos. ¡Cualquier cuento! De piratas, de princesas, de caballeros, de dragones, de brujas, de ballenas, de lobos azules, de Ninjas… Pero últimamente corrige esos hechos que no le encajan o le molestan de las historias. Con el último que no hemos podido avanzar más allá de la segunda página ha sido con el clásico La Cenicienta.

Como sabréis, trata de una chica que su padre queda viudo y se casa con una mujer no muy agradable que además tiene dos hijas bastante envidiosas. El padre muere… ¡Y aquí es donde tenemos el problema que no nos deja seguir con el relato! Mateu no quiere escuchar que el padre se muere. El padre se va a trabajar y es por eso que no esta en casa… y de ahí no le sacas.

Y cada vez la muerte le preocupa más. Empezamos con los cuentos y no querer que la gente muriese. Después a través de La Princesa Prometida y la historia de Iñigo Montoya ha aparecido la curiosidad: ¿Pero porqué muere su padre? ¿Y como? ¿Me lo enseñas?

El otro día fuimos a casa de unos amigos Meritxell y Roberto que acaban de ampliar la familia (aprovecho: ¡Benvinguda Nausica!) y preguntamos por sus dos tortugas. Roberto nos contó que ya solo tenían una, que la otra murió. ¿Y porqué?

Esta mañana hemos visto un chico de unos 14 años de edad solo por la calle: “Pobret! S’han mort els seus pares i va sol pel carrer… ” (“¡Pobrecito! se han muerto sus padres y va solo por la calle”) “No carinyo, deu haver quedat amo els seus amics”. (“No cariño, habrá quedado con sus amigos”)

O estas contando un cuento y a mitad de tu frase (sea la que sea la acción) te interrumpe con un: Y ¡PUM! lo mató.

Siempre pensé que lo primero que preguntaría sería qué significa la muerte o morirse, pero aunque dudo que lo entienda, esa no es nunca la pregunta. La pregunta es porqué nos morimos. Así de primeras alguna vez le he dicho: para dejar sitio a los que vienen… o de viejos o de enfermedades… ¡no me lo esta poniendo nada fácil! ¡Y no sé que contarle!

¿Nos podéis echar un cable con este tema para niños tan pequeños? De pequeña leí El enigma y el espejo de Jostein Gaarder y me encantó, pero era bastante más mayor que Mateu. ¿Me podéis ayudar con alguna selección o algún título que os haya servido?

 

Deja un comentario