Una película.

Mateu ha dejado de hacer la siesta… Sí, ¡Ese maravilloso hábito que permite que puedas medio cargar pilas para el resto del día y adecentar un poquito la casa se ha esfumado! Y se ha esfumado justo en el mejor momento: cuando Joana ha empezado ha coger el hábito y coincidían los horarios.